SALUD

5 síntomas de un infarto una interrupción o insuficiencia

Todos en mayor o menor medida tenemos una idea de lo que es un infarto, una interrupción o insuficiencia del riego sanguíneo

debido a la obstrucción de una arteria. Creemos que su aparición cursa con dolor en el brazo izquierdo. Pero, hay muchos otros síntomas de un infarto que nos pueden pasar desapercibidos.

De hecho, hoy vamos a hablar de los síntomas de un infarto señalando las diferencias que a veces existen dependiendo de si es una mujer o un hombre quien lo sufre. Descubriremos que los síntomas de un infarto son muy diversos y que, en ocasiones, se puede confundir con un problema menor.

 

1. Dolor en el pecho

Este es el síntoma que todos reconocemos. Se trata de un dolor agudo en el pecho que se extiende hasta el brazo izquierdo. De ahí, que suela considerarse el principal síntoma de que se está produciendo un infarto. El dolor suele ser prolongado en los hombres.

Sin embargo, aunque las mujeres también sufren de este síntoma si están teniendo un infarto, lo experimentan de manera diferente. El dolor suele ir y venir, no es prolongado como en los hombres. A pesar de estas diferencias, siempre hay que tener en cuenta que puede haber excepciones.

2. Dolor en la parte superior del cuerpo

Este segundo de los síntomas de un infarto suelen experimentarlo más las mujeres. Cursa con un dolor que puede afectar a la mandíbula, el cuello, las cervicales y la espalda. El dolor en la espalda puede provocar que los brazos y los hombros también se noten doloridos.

También, en el caso de las mujeres, puede haber algún malestar por la zona del estómago, encima del ombligo. Esto puede confundirse con una mala digestión o con haber hecho ejercicio (si realizamos abdominales). En el caso de que duela la mandíbula y la persona sufra bruxismo, también puede asociar el dolor a ese hecho erróneamente.

3. Dificultad para respirar

Este es uno de los síntomas de un infarto que suele afectar tanto a hombres como a mujeres. Se nota una especie de limitación para respirar con normalidad, algo que puede generar ansiedad. Si solemos sufrir de ansiedad, podemos confundir esta dificultad respiratoria con uno de sus síntomas.

Lo normal es que la dificultad para respirar esté acompañada de fatiga. Como cuando hacemos un ejercicio intenso y nos cuesta respirar debido al agotamiento físico. Pues esto es algo similar, más intenso y sin haber corrido una maratón previa. Normalmente, la dificultad respiratoria acompaña a alguno de los dolores comentados en los puntos anteriores.

4. Sudores fríos, náuseas y vómitos

Estos síntomas de un infarto también afectan tanto a hombres como a mujeres. Aunque en los hombres no suele ser frecuente que se sufran este tipo de síntomas, exceptuando los sudores fríos.

Puede que asociemos el sudor frío con que estamos enfermos o estamos incubando una enfermedad. Sin embargo, si el sudor frío aparece de repente, sin ningún estímulo (como una noticia impactante), es importante que acudamos al médico lo antes posible.

En el caso de las mujeres que se encuentren en la menopausia, a veces pueden confundir este tipo de sudores con un simple síntoma no diferente de los sofocos y los calores.

5. Aturdimiento

El aturdimiento es algo que suele afectar más a las mujeres, pero también hay algunos hombres que lo sufren. Entre el dolor, los mareos y los sudores fríos, la persona que está sufriendo el infarto se encuentra turbada y confundida.

Es importante que si el aturdimiento se muestra junto con náuseas o algún síntoma previamente mencionado, acudamos al médico lo antes posible. Siempre será mejor prevenir.

Pensemos que si los síntomas de un infarto se mantienen durante más de un día y no les hacemos caso, nuestra salud estará en los mínimos. Puede que haya tejidos que empiecen a morir debido a la falta de riego sanguíneo. Algo que pone a cualquiera al borde de la muerte.

¿Conocías estos síntomas de un infarto? ¿Tan solo te sonaba el primero de todos? Identificarlos y no subestimarlos, puede evitar mayores problemas en la salud de quien está sufriendo un infarto.

Si te gusta esta publicación, por favor compartela. Compartir es demostrar interés…

 

 

 

 

Primeros síntomas de la leucemia linfoblástica aguda

https://naturalporsalud.com/psintomas-de-la-leucemia-linfoblastica-aguda/

 

La leucemia linfoblástica aguda es una enfermedad neoplásica, es decir, un tipo de cáncer.

Esta forma de leucemia es el cáncer más común en la infancia, suponiendo un 80% de las neoplasias infantiles. A diferencia de otros tipos de tumores, las leucemias no están localizadas ya que afectan a las células sanguíneas.

Por ello, aunque comparten síntomas comunes con los tumores sólidos, en este caso las células anormales no forman una masa sino que circulan por el torrente sanguíneo. Se denomina leucemia linfoblástica porque afecta a células sanguíneas llamadas células linfoides, que son las que forman el sistema inmunitario.

 

Patogenia de la leucemia linfoblástica aguda

Las células sanguíneas se renuevan constantemente y se sintetizan en la médula óseaLa médula ósea es un tejido flexible que se encuentra en el interior de algunos huesos. Está formada por células madre hematopoyéticas o stem cells.

Estas células madre tienen capacidad para formar todas las células sanguíneas en un proceso llamado hematopoyesis. Es un proceso de distintas etapas mediado por distintas moléculas que se conocen como factores estimuladores de colonias.

En función de qué factor actúe las células que se formen serán unas u otras. Este proceso en el cual una célula madre da lugar a otros tipos de células se denomina diferenciación celular.

En condiciones normales, la hematopoyesis es un proceso controlado.Cuando este control falla debido a alteraciones en los genes o mutaciones, las células crecen descontroladamente. Además, la diferenciación se frena por lo que no se forman células sanguíneas normales sino que el proceso termina antes, dando células inmaduras llamadas blastos.

Estas células inmaduras son las células neoplásicas que producen las leucemias. Se sintetizan en la médula ósea y se distribuyen por el organismo a través del torrente circulatorio. En función de la etapa que esté alterada tendrán unas características u otras.

La hematopoyesis tiene dos grandes vías diferenciadas: la línea mieloide y la linfoide. Cuando las células neoplásicas son de la línea mieloide se habla de leucemia mieloblástica. De igual forma, si las células afectadas son las linfoides se llama leucemia linfoblástica.

En la línea linfoide se sintetizan las células principales del sistema inmunitario: los linfocitos, por lo que estas células son las afectadas en la leucemia linfoblástica aguda. Hay distintos tipos de linfocitos, en función de cuales estén alterados se distinguen varios tipos de leucemia linfoblástica aguda.

Primeros síntomas de la leucemia linfoblástica aguda

Las leucemias van a producir síntomas por distintas causas. En general, van a ser poco específicos por lo que para confirmar la leucemia es necesario realizar pruebas específicas. Por un lado, la leucemia linfoblástica aguda cursa con síntomas comunes a muchos tipos de neoplasias. Se conoce como síndrome constitucional:

  • Cansancio o astenia
  • Debilidad
  • Pérdida de peso
  • Anorexia o falta de apetito
  • Sudoración nocturna

Como hemos dicho, en la médula ósea se sintetizan todas las células sanguíneas. En las leucemias el crecimiento descontrolado de blastos ocupa gran parte de la médula ósea, por lo que pueden impedir que se formen otros tipos de células como los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas.

Una disminución de los glóbulos rojos impide que el oxígeno llegue adecuadamente a los tejidos, apareciendo un cuadro de anemia. Los glóbulos blancos también forman parte del sistema inmune, por lo que estos pacientes tienen mayor riesgo de infecciones. Esta es una de las consecuencias más graves de las leucemias.

Cuando nos hacemos una herida, las plaquetas contribuyen de forma importante a frenar la salida de sangre. Si estas disminuyen los sujetos tendrán mayor riesgo de sufrir hemorragias.

Conforme avanza el cuadro, aparecen síntomas derivados de la afectación de otros órganos. Algunos ejemplos son el dolor en los huesos si la infiltración de la médula ósea es importante o lesiones en la piel.

Cerca de un 80% de los pacientes tienen adenopatías, que son inflamaciones de los ganglios linfáticos. Son formaciones ovaladas que forman parte del sistema inmune y también se inflaman en otras circunstancias como en las infecciones u otras neoplasias.

Estos síntomas pueden hacer sospechar una leucemia pero para confirmar el cuadro hay que demostrar la existencia de células inmaduras en la sangre y en la médula ósea.

Para hacer esto, es necesario una muestra de sangre periférica para observarla al microscopio. Se denomina frotis, y en él pueden observarse las características y el número de células inmaduras en sangre.

Para comprobar la alteración funcional de la médula ósea se puede hacer una biopsia ósea o un aspirado de médula ósea. Estas pruebas permiten ver las células de forma directa. Para hablar de leucemia linfoblástica aguda los blastos deben tener características linfoides y suponer al menos un 20% de todas las células.

Si te gusta esta publicación, por favor compartela. Compartir es demostrar interés…

Déjanos Tu Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close